top of page

Especial. El mejor capuchino de Buenos Aires

Actualizado: 10 mar 2022

Una visita a Las Cuartetas y a Le Caravelle.


UNA PAUSA CON @gwofcy


Junto a unos de mis productores, el Big @gwofcy, nos fuimos a comer pizza a @lascuartetaspizza, y a probar el mejor capuchino de Buenos Aires a @cafelecaravelle.



Él pidió una porción de anchoas, una de muza y una empanada de carne. Yo pedí una porción de pizza de espinaca y salsa blanca, una de jamón y morrones, y una empanada de jamón y queso. Porrón de Quilmes tirada, para él. Coca Cola regular, para mí. Al rato, Gus sumó otro porrón y una de muza. Yo, una empanada de carne. “Yo te invito, tranqui”, exclamó con firmeza.


“¿Tomamos un café?”, fue la pregunta retórica de Gus. Conociendo de antemano mi respuesta, me dijo: “Vamos a Le Caravelle, que ahí hacen el mejor capuchino de Buenos Aires”.



Le Caravelle, a una cuadra de la avenida Corrientes, nació hace sesenta años, pero resiste el paso del tiempo. Se caracteriza por no tener mesas en su interior, donde el café en la barra es religión. Su especialidad es el capuchino y su especialista es Angel.


Si bien nos pedimos dos cortados, Gus me presentó a Ángel y a sus treinta años de trayectoria en la mítica cafetería de la aún más mítica calle Lavalle, otrora meca de los cines continuados, que tuve el placer de conocer con @joaquinsanchezm y sus jornadas de películas y panchos.


Volviendo a este caluroso día, mientras comenzaba a tomar mi cortado, Ángel me contó que le habían hecho entrevistas para Infobae y Crónica TV, con un zócalo en pantalla que rezaba: “El rey del capuchino”. Tucumano, ex lavacopas y cajero, aprendió a ser “barista” mirando a otros preparar esta variedad de café. dicen.


“Te hago un capuchino”, afirmó, no preguntó. “Te filmo, mientras lo preparás”, afirmé, no pregunté. “Cuál es el secreto”, indagué. “La buena espuma”, sentenció antes de que finalice mi indagación.


Luego de ponerle el café y la canela, sin mirar a cámara, con una contradictoria timidez, pero con una notable falsa modestia, me chicaneó: “Ya que está hecho, lo vas a tener que probar”.


“Ahora sí, vamos a la acción”, relató cuál Víctor Hugo Morales en el gol del Diego a los ingleses, e hizo su magia. Una espuma que obnubila emergió de la taza y el resto es historia.


“Tremendo, bigote, canela, espectacular”, sentencié yo, sin utilizar artículos ni verbos.


Mirá el video y conocé a Ángel, el rey del capuchino de Buenos Aires.




63 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentarios


Publicar: Blog2 Post
bottom of page